Vertiginoso salto a un reino feroz (el nuestro) con Kristian Aguilar

Por: Valeria Morales

Reseñar un disco como “El Reino del Revés” no es tarea fácil. Podría empezar de diferentes formas, pero en lo que puedo estar segura es en dos cosas; la explosión de creatividad expuesta por su autor en él y que no se escuchará este año nada más polémico en lo que a rock en español se refiere. Probablemente tampoco en esta década. O más.
El artificie de este álbum es Kristian Aguilar, desconocido para la mayoría; aunque después de esto su futuro sea incierto en cuanto a la propagación de su obra, no lo sé. Cantautor/productor de origen argentino y acarreando hoy una seguidilla de trabajos independientes de bajo presupuesto y alto nivel. Kristian ha creado una obra conceptual acerca de un mundo despiadado, violento, degradante… pero pop. He aquí el verdadero mérito: canciones pop + letras crueles e inhumanas. A partir de ahí, un caleidoscopio de ideas; algo que en tiempos de sequía, se aplaude.

Portada del álbum “El Reino del Revés” de Kristian Aguilar

El trackeado del disco no es convencional (como casi nada en él), ya que “El Reino del Revés” es un programa de radio y dentro del mismo fluyen las canciones, publicidades absurdas, un ranking de parodias desopilantes y más. Todo dentro de este concepto que, retumbará en muchos oídos, principalmente por las liricas. Canciones como “Síndrome de Down” (una  burla en primera persona hacia quienes padecen la enfermedad), “Un hombre feliz” (alguien que abusa sexualmente de mujeres y niños a ritmo de un alegre jazz/pop) o “Matando negros” (una oda racista) son un golpe del que no se recupera fácilmente. Si, repudiable para algunos, pero ahí es donde entra el Manifiesto del Terrorismo Pop: una proclama artística  incluida en el disco, donde expone el autor su justificación (y prevé malentendidos) ¿Cuándo fue la última vez que vimos incluir en un disco un manifiesto artístico?
En cuanto a la música, Kristian Aguilar ha optado por revelar una gama de ritmos que van desde el barroquismo pop beatle, reggae, blues y la psicodelia hippie (en un entorno anti-hippie), algunos mejor logrados que otros; sin embargo nadie podría cuestionar su facilidad melódica e inventiva como compositor.

En su interior una leyenda advierte: “álbum con contenido que una sociedad realmente libre nunca temería o suprimiría”. “El Reino del Revés” no es solo un disco; es también una declaración de libertad de expresión, un trabajo complejo de contenido social desbordante, con el cual, este iconoclasta del pop (rock), nos arrincona sin piedad con nuestros propios miedos, cara a cara y como nunca antes.
El disco ya se encuentra disponible en las distintas plataformas tanto físicas como digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *